La Côte des Blancs, cuna del chardonnay: sus pueblos de nombres célebres se disponen en forma de anfiteatro a lo largo de la faldas de las colinas. Los cerros del Sézannais combinan encanto bucólico y vitícola. Salga de Épernay o de Villenauxe-la-Grande, el itinerario está repleto de testimonios históricos de gran interés.

Desde Épernay hasta Vertus, la Côte des Blancs, de orientación norte-sur, se erige sobre los umbrales de la meseta de Brie. Su periplo comenzará en Épernay, con la sucesión de nombres célebres que encontrará mientras ascienda la célebre Avenue de Champagne. Bordeando el Mont Bernon por la ladera de Chouilly, el descenso le dirigirá a Pierry (castillo y bodega del siglo XVIII) a fin de descubrir la iglesia de Chavot-Courcourt (siglo XII), un islote rodeado de un océano de viñedos.

Finalmente, déjese llevar hasta Chantemerle y Villenauxe-la-Grande, reputada por sus cerámicas y lozas. Las antiguas casas del centro histórico y la iglesia de Saint-Pierre y Saint-Paul, con su majestuoso coro, le permitirán finalizar este recorrido de forma agradable.

 

VER EL ITINERARIO +

También descubrirá:

- la botella gigante (8,5m) de Cramant
- el pequeño pueblo de Avize, decorado con frescos
- Oger y su Museo de las tradiciones, del amor y del Champagne
- El Museo de la viña y el vino de Mesnil-sur-Oger

- las callejuelas, las fuentes y la iglesia de Saint-Martin de Vertus
- el monumento nacional de la victoria de la Marne de Mondement, desde el que se puede observar el valle del Petit Morin
- Sézanne, ciudad medieval
- el bosque de la Traconne